miércoles, 13 de agosto de 2008

Chicos, ¿alguna vez les pasó que no se sintieron identificados con un lugar por algún motivo?, ¿qué de un día para el otro dejaron de sentirse tan cómodos porque les gustaría cambiar un montón de cosas y porque no los representa? Bien, eso me pasa a mí. Así soy yo. Un día es blanco y al otro día es negro. Yo soy de las que cambian la plantilla todas las semanas, de las que son contradictorias, de las que gritan como desequilibradas, de las que dicen NO supuestamente sin vuelta atrás, pero tal vez en algún momento dicen todo lo contrario. Es mi naturaleza hacer lo que yo quiera, me gusta cambiar. Soy una persona acostumbrada a todo eso, sin límites... o si, pero no puestos desde afuera sino por mi. Cuando uno decide embarcarse en algo con alguien, resigna, en parte, todo eso. En ese momento uno deja de ser TAN libre de hacer lo que se le canta.

Cuando le propuse a Neutro lo del blog, no pensé que lo iba a tomar tan en serio como lo tomó, tan en serio que estuvo una semana de vacaciones y los dos minutos que se conectó, en lugar de escribirme, posteó! Pensé que iba a ser algo más light. No sé, otra cosa.

Más allá de eso, desde que tenemos el blog, el 90% de las conversaciones son respecto a posts, comments y otros blogs; y si no hablamos es porque sabe que a mi me molesta. Todo bien con eso también, pero prefiero las charlas de antes, las espontáneas, las que no teníamos que pensar que decir.

Como dije anteriormente, a Neutro le encantó todo esto, por ahí solo le hacía falta que alguien le de un poco de cuerda para que se anime a escribir. Me encanta leer lo que escribe y me alegra ser esa persona. Pero hoy este ya no es mi lugar, sino de él.

Por todo esto, decidí irme.

Bien, ahora que la explicación ya está dada, quiero aclarar que no sé por qué borró sus post, que voy a seguir leyendo todos sus blogs, que borré el listado porque eran los que yo leía y no los de él, que puede ser que haya perdido la cordura y, sobre todo, quiero aclarar que NEUTRO NO HIZO NADA.

Gracias por los comments!

martes, 12 de agosto de 2008

Hello Goodbye

Como verán, el blog está un poco vacío. Esto se debe a que estaba configurado todo a mi gusto: los colores, la música, la ubicación de los elementos de la página, todo... inclusive el listado de blogs era el mío y no el de Neutro. Como decidí irme, resolví dejar todo como estaba al principio y que Neutro haga lo que quiera con el contenido y se apropie de este blog.

Gracias por todos sus comments, supongo que en algún momento volveré y seré millones (¿?), o no.

viernes, 8 de agosto de 2008

No a la compra en cuotas

Como me olvidé los auriculares del celular en mi casa, no me quedó otra que hacer uso del cerebro durante los 35 minutos de viaje que separan mi casa del trabajo ante la falta de asientos que permitiesen una digna y placentera dormilona viajera. Así que sin razón alguna comencé a hilvanar libremente pensamientos hasta que llegué a esto:

Cuantas veces me han sorprendido situaciones insospechadas (o no tanto), que al común del género le podrían generar indefectiblemente una cierta incomodidad genital, por no decir un soberano dolor de huevos. Creo estar convencido que no hay nada mas frustrante y posteriormente desagradable y doloroso que la no concreción del acto sexual. No estoy hablando de no ponerla sin siquiera intentarlo, sino de estar a punto de y no llegar a hacerlo por el mas desopilante de los motivos. No hay cosa en la vida de un hombre que se le asemeje siquiera a la sensación que existe ante una intentona de garche frustrada. En este sentido, podríamos estar a la par de un dolor menstrual intenso o de un trabajo de parto de 6 horas mínimo (nunca podríamos confirmarlo, pero estoy casi segurito). Entonces acá se me plantea la inquietud. Hay necesidad de llegar al punto en que ese dolor tan agudo, fastidioso, incomodo, entro otros calificativos que bien le caben, se hace presente?

Creo que no. Pero no hay que analizar la punta del iceberg sino la superficie que se encuentra por debajo del agua. Así que aquí va mi podio de los motivos mas frecuentes por los cuales la sensación de convertirse en una olla a presión caminante se materializa. En primera instancia, es inevitable hablar del no garche debido a la falta de garantías. Resulta sumamente necesario hablar con el jefe del operativo y que el, nos garantice la seguridad del evento. Si las mismas no están dadas, se suspende el partido sin fecha reprogramada. Por eso es sumamente necesario pasar por donde se crea conveniente y aprovisionarse de un par (que a mi criterio, con uno alcanzaría eventualmente) de efectivos extras. A este motivo, lo pongo en primer lugar, porque como decían los amigos de Carlitos Tevez –Piola Vago Cumbia Band-, si hay triki-triki la ponés a lo pavote. Por mas que vayas a un museo, al supermercado o a la residencia donde cuidan de tu abuelo. Nunca se sabe donde se puede encontrar una chica dispuesta a entregar su dignidad ocasionalmente a un NN. El segundo puesto, a juzgar por mi experiencia, es el concerniente a la relación tiempo y espacio. Si las apuestas en bwin.com pagan 100 a 1 a que no se puede garchar en la puerta de la casa de tu chica (no necesariamente tiene que ser TU chica), decantase que no tiene sentido calentarse cual brasero de indigente en pleno invierno. No existe ni la mas remota chance de clavarle a tu chica un “cortito y de parado” en el pórtico de su hogar. Le siguen 58 a 1 las posibilidades de ponerla en Plaza Francia un domingo a las 17.30, así que, tampoco da para revolcarse como un hippie en el verde césped de Woodstock hasta reventar los calzones. Y estaban pagando al cierre de está edición 23 a 1 las relaciones en eventos de gran concurrencia. Es muy probable, que a ESE lugar mas tranquilo que tenés en mente proponer, te resulte imposible acceder justo en ese mismo momento. Así que las manitos al bolsillo y todos contentos (sobre todo los huevos). Un escalón mas abajo, podría hacer referencia a aquellas señoritas que no han incursionado el camino de la lujuria y desenfreno y te hacen tocar en suerte ser el encargado de tal tarea. Evidentemente solo por amor, se puede atravesar tal circunstancia. No existe ningún motivo por mas buena que esté, por tan buen culo que tenga, por buen par de tetas que cargue para quedar a merced de la voluntad, miedo e inseguridades de una chica de dichas condiciones. Si ella no entiende que su miedito se transforma en un calvario para mi, no hay porque entender que mis ganas atentan contra su miedito. Quiero ponerla no quiero ser psicoanalista. No puedo bailar al ritmo de su SI, NO, SI, NO, SI, NO.. Si ella sabe decir que no, bien yo podría saber decirle “Mira hermosa, si no te decidís a garchar, no me permitas tocarte las tetas, el culo y mucho menos te atrevas a quitarte la remera. Hay cosas que no se hacen en cuotas. Para todo lo demás existe MasterCard”.

domingo, 3 de agosto de 2008

Hoy, somos todos hombres

Este fin de semana vi una infinidad de películas porque estuve enferma y, consecuentemente, en cautiverio. Entre todas las pelis, por enésima vez, vi “A guy thing”.

En fin. Cuando la estaba mirando me acordé de un post de Bestiaria que dice que los hombres siempre se quedan con Mary, no con Laura. Y volví a leerlo. No es un misterio cual de las dos soy yo. A veces me gustaría ser Mary, pero se notaría tanto pero tanto que estoy actuando, que no podría mantener ese papel por más de dos segundos. Después recapacito y me doy cuenta que nunca podría ser Mary, me aburriría eternamente. Lo ideal sería un punto medio, pero tampoco.

Si le preguntas a un tipo como quiere una mina, la gran mayoría va a describir, a grandes rasgos, una Laura. Nosotras sabemos que mienten. Son tan gatafloras como nosotras. Quieren una mina independiente, que tenga opinión propia, que se plante en una posición de vez en cuando, que vaya por más, que no se quede esperando que todo caiga del cielo, que tenga otras aspiraciones además de casarse y tener una familia como en el siglo XV, que no haga ciegamente lo que dice la opinión pública, que se ponga lo que quiere y no lo que se usa, que se anime a experimentar. A su vez, quieren todo lo contrario. Yo creo que los horroriza saber que una mina con esas características puede dejarlo de un día para el otro y romperles el corazón. Y ese papel, ladies, lo quieren exclusivamente para ellos.

Después que dejé de salir con D, un día nos pusimos a discutir sobre este tema. En el medio de todo le pregunté “¿de qué tenés miedo?” y el muy pelotudo me contestó “a no saber de lo que vos sos capaz”. Ahí yo tenía 18 años y me di cuenta que iba a tener terribles problemas con el sexo opuesto dado que todavía no habían evolucionado. Hoy sigo esperando el progreso.

Ojo! Antes que se me vengan todos encima quiero aclarar que no todos son así. Supongamos que el 98% son inseguros que prefieren a Mary, el 1% quiere una Laura auténtica y al otro 1% le da lo mismo.